domingo, 1 de febrero de 2009

Chiqui, Valentina, Cacu... y nosotros.







El otro día en mi viaje diario en el Sarmiento compre por primera vez en mi vida un DVD trucho. Un tipo vendía películas “de estreno” y la única relativamente conocida era “Marley yo yo”. Pensé: “La típica pavada Americana en la que el perrito travieso se la pasa rompiendo todo” pero la compre. Total… seis pesito… Y además esta Owen Wilson que me cae simpático desde que lo vi en “Zoolander” (imperdible!)
Y anoche nos pusimos a verla. A los 10 minutos Juan me dice: “Toda la película va a ser el perro haciendo quilombo?” Hmmmmm, pensé yo y casi le dije: “Queres ver otra cosa?” pero aguantamos un rato mas hasta que nos engancho.
En realidad, no es la historia del perro quilombero. El perro es solo como el hilo conductor de una historia de cómo nace y crece una familia. Tampoco esperen la gran cosa, es una historia simple de cómo una mascota esta presente y es parte de la familia en distintas etapas y es linda. A mi me gusto (ya dije que califico películas como “me gusto”, “no me gusto” y punto)
Y la historia me hizo pensar en “nuestros hijos”. Si, nosotros hijos humanos no tenemos pero tenemos a Chiqui, Valentina y Cacu, que pertenecen al genero felino y que, pobres, aguantan de alguna manera que parte de nuestro deseo frustrado de ser padres recaiga sobre ellos, aunque no parece molestarles.
Juan y yo nos criamos siempre con perros y los gatos nos eran extraños. Los gatos eran independientes (totalmente de acuerdo), traicioneros (gran mentira), solo se quedan por la comida (otra gran mentira) y además siempre te arañan (a veces). Como toda persona que no ha experimentado tener un gato, creíamos eso. Un día de enero de 2006, en medio de días aciagos de ecografías para ver si perdíamos nuestro segundo embarazo o no, apareció Chiqui en el medio de una lluvia torrencial y con una pata rota. Y como haces para dejar en la calle a una bolita de menos de dos meses, empapado y dolorido?
Ni queríamos tocarlo (los gatos tienen TANTAS enfermedades! Otra gran mentira), le acerque una caja y el pobrecito solito se metió adentro. Y a partir de ahí nació el idilio, de a poco, aprendimos a conocerlo, a cuidarlo, a ir a un veterinario por primera vez, a jugar con el y a darnos cuenta de que ese bichito nos quería a nosotros, no al platito de comida. Malos padres como somos, a los dos meses dormía con nosotros en la cama.
Y donde hay un gato hay dos! A los 10 meses llego Valentina, una gordita de seis meses, en ese momento flaca, sucia y llena de hongos, ahora un pompon blanco y cariñoso, que como sus papis anda medio excedida de peso ya. Y donde hay dos…
Y llego Cacu (con acento en la U, el nombre lo recibió porque en vez de maullar dice “Cacuuuuuuuuuuu”, no estoy loca, les juro que es así), un gato de mas de 7 años, vapuleado por la vida al que no se como sacamos adelante y que ahora esta precioso aunque es un patotero con los otros dos.
Y saben que? Nos dimos cuenta de que la zooterapia es verdad. A alguien que no tenga una mascota le podrá sonar hasta estupido pero ellos nos han ayudado y nos ayudan tanto con todo esto que hemos estado viviendo… Dan amor sin condiciones, a su manera. Quien espera de un gato un comportamiento canino va muerto pero son geniales, cariñosos, divertidos. Tengo varias marcas de arañazos, si, hay que aprender a respetar sus tiempos. Si no quieren upa te lo van a avisar. Si vos seguís intentando amasarlos y darles besos y… atenete a las consecuencias. Así son los gatos, pero son lo mas.
Y como con toda experiencia, uno se da cuenta de lo ignorante que era antes de tenerlos: “Los gatos son sucios, puaj!” (Perdón???? Un bicho que pasa gran parte de su tiempo acicalándose y no soporta estar sucio?), “Cuidado con la toxoplasmosis que tienen los gatos, mas si estas buscando un bebe” (el gato tiene toxoplasmosis solamente si por vivir en condiciones de mala higiene y comiendo carne cruda o cosas en mal estado la adquiere. No es una enfermedad “del gato”. La tienen los perros también. Y la manera de contagiársela no es necesariamente el gato, es la carne mal cocida y la verdura mal lavada. Si toda la población se hiciera el análisis para ver si tuvo toxo, la mayoría de los estudios daría positivo, como me paso a mi hace años cuando todavía mi contacto con gatos era nulo)
Recomiendo sin dudar tener una mascota si es posible. Es triste ver gente con miedo a los animales, sea perros o gatos. Miedos muchas veces infundados que le inculcan a sus hijos chiquitos. Es una pena lo que se pierden.
Creo que para un chico, crecer con una mascota es ideal, no solo por lo lindo sino porque aprenden desde chicos a ser responsables por alguien.
Y a mis compañeros del camino de la infertilidad, que tantas veces se preguntan: “Y si tenemos una mascota?” y después piensan: “No, van a pensar que tenemos el perro o el gato porque no podemos tener hijos…” Y si, hay gente que lo va a pensar… Siempre la hay… Y???? De alguna manera nuestros gatos SON nuestros hijos. A veces pienso que en muchas ocasiones Juan y yo hacemos catarsis diciendo todo lo que no podemos decir. Cuando alzo a Valentina y la beso y le digo: “Hooola bebe!”, “Cuando pongo la comida en el platito y digo: “Hija, come despacio” (y la bola que me da la hija…) o cuando Juan alza a Chiqui y se lo lleva diciéndole: “Vamos hijo, dejemos a mamita sola que esta histérica!” (Eso es posterior a un reto de mi parte, porque, OBVIO, la que los reta, la bruja, soy yo, como debe ser. )
No se priven del amor de una mascota. A veces es como un bálsamo.
Es una responsabilidad también pero la recompensa es indescriptible. Anímense. Pero les pido un favor: no compren mascotas en lo posible, adopten. Si quieren un perro de una raza en especial, busquen y van a ver que también se dan cachorros en adopción. En definitiva, son todos iguales, labrador y cuzquito, gato de la calle y siamés de criadero.
Como dice nuestro veterinario, todo lo negativo, estupido y lo comercial de un animal lo generamos nosotros. Nosotros sin ninguna razon valida decidimos que es más cool, un perro de raza o uno que no lo es, y son todos IGUALES.
No se pierdan de tener esos “otros hijos”.
PD: En las fotos, por orden de aparicion de arriba hacia abajo: Valentina, Chiqui y abajo Cacu.

Aviso parroquial: quien quiera gatitos, por favor, me avisa. Se los consigo en un periquete!

7 comentarios:

Calé dijo...

Se los ama simplemente porque ellos saben DAR..dan cariño, te sacan sonrisas y algunos gritos, son terapia para el alma, te colman la vida y la casa, forman parte de la familia, no ocupan el segundo lugar, no son un Plan B, porque cuando un bichito de estos (gato, perro o la mascota de preferencia) se te cala hondo en el cuore es dificil no quererlo. Majito el mio llego antes de esta enfermedad, me lo regalo mi marido a quien se lo regalo el criador y desde entonces en casa se oye..."Gorco fijate donde esta mamá"..."Gorco hoy te lleva a pasear papà"... y Gorco entiende. Preciosos tus Michifus!!

Habia puesto por error este comentario en el post anterior...lo suprimi y lo coloco donde deberia haber ido.

Niza dijo...

Que lindos son! cuanta verdad!!

Cuando se murió mi Sigui a los 12 años de edad en mis brazos me deprimí. Sin exajerarte, durante 2 meses me levantaba de la cama y ponia cara de haber estado todo el día activa a las 6pm, para q el gordo no se de cuenta y se desenamore de mi (boludeces, ya se). LLoré como una condenada todos los días durante esos meses, y luego dia por medio, y asi llegamos hasta ahora, en que ya no lloro mas, y suspiro profundísimo cada vez q veo una foto del bebé.

Luego de la muerte del sigui decidí q no tengo la salud mental suficiente para mantenerme a raya con el afecto a los animales y q si adopto otro es comprarme un puñal xra cuando se me muera en unos 15 años con suerte. Así hago yo, esquivo al dolor si pudo, tan cobarde soy.

Bue, todo este cuento es xra contarte q a los 2 meses de q se murió el Sigui x 1ra vez en mi vida sentí ganas de tener un bebé. El gordo lo deseaba desde que estábamos de novios, y un día, cuando el me propuso otro perro a ver si me desentristecía le contesté: ok, tengamos otro bebé, pero uno que nos entierre a nosotros, uno humano (no es q yo "rebaje" a un bb a categoría animal, sino q en mi calbeado sentimental los animalitos están en categoría hijos) Y así empezó nuestra búsqueda, curiosamente el animal fue el plan A, y el bebé el plan B...

Te envidio esos 3 hijitos q tenés, y el coraje para adoptarlos y encariñarte. Ojalá algún día me anime al riesgo de una perdida para ser tan feliz como vos.

Te mando un beso,

majito dijo...

Niza, hay un libro muy lindo que se llama "Tierra de Sombras" (esta la `peli tambien) y en un momento el protagonista dice algo asi como: "el dolor de hoy es parte de la alegria de entonces" Y en la vida siempre es asi. Todo termina, antes o despues. Ojala te animes con un peludito de algun tipo para que crezca con tu bebe!!!
Cale, es verdad que mucha ternura pero si que arrancan gritos! En mi casa reinan los "Noooooooooo" en tono de panico ya que estos turros trepan a todos lados independientemente de si el objeto en cuestion va a soportar el peso o no y de lo que derriben en sus saltos. Tambien estan los operativos comando de salto sobre mesa servida para ver que hay, y si no hay nadie lo suficientemente cerca, dar una probadita!

Niza dijo...

Maji, ayer estaba me voy a dormir con sensación de deja-vu y me acordé.

Hace mil meses te atocigué conla historia del Sigui x mensaje privado!! Perdón, te juro q no te lo cuento mas...

majito dijo...

Niza... la pastilla verde es, no la azul!
Besos

maju38 dijo...

Cuantas cosas en común!!! tus hijos son igual de lindos que los dos mios que ya conocés, Tomás y mi gorda cachorrona Tatti ( digo igual de lindos por no ofender, es tu blog..).
También tengo un "Juan", él es el malo de la peli acá, el que dice poner límites, mientras trata de acomodar sus piernas en la cama por donde puede, porque dormimos los 4 juntos... Si Juan está chinche, esperan que él se duerma y saltan a la cama...
Tomás apareció en una veterinaria, estaba abrazado a una botella de agua jugando pero me dijeron ya estaba regalado.-Lo tuve a upa y todo. Me fui triste. A los 10 dias pase y ahi estaba, esperándome. Y donde hay uno, te da pena se quede solo cuando te vas a trabajar y ahi apareció Tatti, experta en hacer enojar a Juan, que la encierra como "castigo" en el baño, pero no te voy a contar justo a vos Majito no??? Esos castigos que con dos ronroneos, dos mimos, se olvidan. Pasaron semanas conmigo en la cama, cuando pensé que estaba muy cansada y fiacona, pero estaba soñando despierta... un ratito. Me encanta su afecto espontáneo,te hago mimos cuando YO quiero, y es hermoso.... las pocas veces que el mayor se deja alzar ( soy muy macho para esto debe pensar)te lame la punta de la nariz y te pone la pata en los cachetes... Dicen algunos entendidos en comportamiento animal que los gatos nos ven como sus mascotas, como nuestros dueños... debe ser verdad!!!
Majito que hacemos con Niza??? la historia de Sigui la lei 3 veces y la escuché en persona una... hay que cambiarle la pastilla!!!

majito dijo...

Y Maju, cuando nos la cuente de nuevo... le cambiamos la medicacion urgente!!!!
Chiqui y Valen tambien se suben a la cama a la madrugada. Chiqui se acomoda en el medio pero Valen siempre tiene que estar arriba mio, pobre, la mato a empujones y ahi se va con mi Juan que dormido ni se entera. Pero sino, es cierto, tenes que empezar a buscar adonde poner las piernas y terminas toda contracturada!
Otra cosa que hace Valen es pararse en dos patitas al borde de la cama y me pega en la nariz con la manito y hace un "prrr" cortito. Eso es: "levantate" Te puede llegar a enloquecer.
Yo lei por algun lado que la relacion del gato con el dueño es parental. Te eligen como mama o papa o son tu mama o papa. Chiqui lo eligio a Juan y es clarisimo. Valen y Cacu a mi.
El otro dia cuando hablaba de lo cariñosos que son (cuando quieren, como decis vos) una amiga me dice: "que raaaro, porque el gato es de la casa, no del dueño" Aclaro que ella tiene perro, o sea, de gatos, ni idea. Si, claro....
En fin...
Besos